Snacks de Verano Que en Realidad Arruinan tu Dieta

Source: asiseeit / Getty Images

6. Pan integral

“Los panes y las pastas de harina integral son buenos para alguien que quiere perder peso si se consumen de forma correcta”, dice Rivera. Esto significa, básicamente, prestar atención al tamaño de las porciones. “Con este tipo de carbohidratos, hay que ser conscientes de cuánto se está consumiendo y mirar la etiqueta de información nutricional para saber cuánto azúcar y sodio contienen”, agrega.

Source: gorodenkoff / Getty Images

7. Algunos alimentos congelados

Los alimentos congelados parecen una opción ideal para el verano. No hace falta llenar de vapor toda la cocina, alcanza con calentarlos un poco. “Son muy prácticos, pero en general se envasan con un alto contenido de sodio para que se conserven mejor”, dice Rivera. “A mis pacientes que quieren perder peso, les recomiendo que elijan frutas o vegetales congelados sin sal ni azúcar agregados”. “Otros tipos de alimentos congelados no son recomendables para una persona que quiere perder peso”, explica.

Source: vgajic / Getty Images

8. Cereales

Los cereales son tan populares para el desayuno que elegir la marca correcta puede ser difícil. La mayoría tienen algo en común: azúcar agregado. “A todos mis pacientes que quieren perder peso les recomiendo no comprar cereales por el simple hecho de que la mayoría tienen un alto contenido de azúcar”, dice Rivera. También señaló que las calorías de los cereales se pueden acumular muy rápido si no se presta atención a los tamaños de las porciones.

Source: MSPhotographic / Getty Images

9. Fiambres

“Los fiambres no suelen ser ideales para una persona que intenta perder peso por su alto contenido de sodio”, dice Rivera. “El consumo de altos niveles de sodio puede causar retención de líquidos y generarle frustración a un paciente que no ve bajar la aguja de la balanza”. Un estudio de la Universidad Queen Mary de Londres descubrió una conexión entre la obesidad y la ingesta de sodio. Por cada gramo extra de sal que una persona consume por día (unas cuatro cucharaditas), el riesgo de sufrir obesidad aumenta en un 25%.

Source: ipopba / Getty Images

10. Jugo de frutas

Debemos mantenernos hidratados cuando hace calor, pero tomar solo agua puede ser un poco aburrido. ¿Quién puede culparnos por querer animar un poco el asunto con algo fresco y dulce? Esa bebida quizás no debería ser jugo de frutas. “No es ideal para alguien que intenta perder peso por el azúcar agregado”, dice Rivera. “Si no se lee bien la etiqueta de información nutricional, se pueden consumir calorías de más”. Hay que prestar atención al azúcar agregado y al tamaño de la porción.