Snacks de Verano Que en Realidad Arruinan tu Dieta

Source: gilaxia / Getty Images

1. Alimentos bajos en grasas y en calorías

“Cualquier producto ‘reducido en…’ contribuye a comer de más”, dice Alexis Penney, nutricionista matriculado de Shanti Nutrition, también en Boston. Básicamente, intentamos engañar al cuerpo para que crea que está comiendo lo mismo pero con menos calorías. “Pero el cuerpo es sabio y termina buscando compensar esas calorías de otra forma”. “Además, en los países mediterráneos, donde viven algunas de las personas más saludables del mundo, consumen productos llenos de grasa pero en porciones menores”, explica. “Me parece que esa es la clave”, dice Penney. “Elegir algo rico pero comer menos. Se va a sentir más satisfecho a nivel general”.

Source: Malkovstock / Getty Images

2. Tragos de verano

“No siempre se trata de la cantidad de calorías sino del tipo que sean”, dice Lainey Younkin, nutricionista matriculada de Lainey Younkin Nutrition, en Boston. Las calorías de las bebidas alcohólicas suelen llamarse “calorías vacías”. A las personas que intentan perder peso se les recomienda moderar el consumo de alcohol porque las bebidas alcohólicas son muy calóricas (7 calorías por gramo, en comparación a las 4 que aportan las proteínas y los carbohidratos) y la gente tiende a comer de forma menos saludable cuando toma alcohol.

Source: fotostorm / Getty Images

3. Smoothies comprados

En verano, hay pocas cosas que parecen mejores que un smoothie. Es fresco y tiene frutas y verduras, o sea que es sano, ¿no? En algunos casos. “Muchos smoothies comprados tienen un alto contenido de azúcar”, explica Younkin. “Es mejor hacerlo en casa con 1 o 2 porciones de fruta, algún tipo de proteína como la manteca de frutos secos, el yogur griego o el polvo de proteína, y grasas saludables como las de la palta, la manteca de frutos secos o las semillas de lino”.

Source: villagemoon / Getty Images

4. Pretzels

Los pretzels pueden haber nacido en Alemania, pero ya son parte de la dieta básica de los estadounidenses. Les gustan tanto que hasta tienen rituales en los que se comen pretzels. Este snack, tan llenador, está en todos lados: en eventos deportivos, en la playa, en los bares y hasta en la calle. Pero a veces habría que evitarlos. “No me gusta que mis pacientes coman una tonelada de comida procesada por sus ingredientes y su alto contenido calórico”, dice Gabriela Rivera, nutricionista practicante que trabaja con la nutricionista clínica Kay Spears en San Antonio, Texas.

Source: LauriPatterson / Getty Images

5. Pan de pita

¿No sería lindo llegar a una fiesta y que hubiera rebanadas de pan de pita con humus como aperitivo? Rivera dice que en general no recomienda comer pan de pita a sus pacientes que quieren perder peso por el simple hecho de que “si se descuidan, pueden comer mucha cantidad y esto represente un exceso de calorías”. “Además, suelen estar muy procesados y tener un alto contenido de sodio”, declara.